Cuidar la piel en verano: Algunos consejos y 5 tips.

Llega el verano y con él el calor, la manga corta, las terrazas, el sol y la playa. Pero también las quemaduras y por lo general el no preocuparnos lo más mínimo por el cuidado de nuestra piel en una de las épocas del año en las que más sufre.

Debemos tener en cuenta que uno de los factores más perjudiciales para nuestra piel, sino el que más, es la radiación ultravioleta que proviene fundamentalmente del sol, aunque también se puede encontrar en aparatos artificiales como las camas solares, tan utilizadas en esta época por quienes no tienen tiempo de tomar el sol “naturalmente”. 

El daño que estas radiaciones ultravioleta pueden causar en nuestra piel a veces es irreversible, como por ejemplo envejecimiento prematuro de la piel, arrugas, manchas, sequedad, e incluso cáncer de piel a la larga; por lo que sin duda, preocuparnos por ella y cuidarla es una labor que en un futuro seguramente agradeceremos. 

Existen además grupos de personas que por una u otra razón son especialmente sensibles a las radiaciones y por ello deben extremar la precaución, como son:

  • Los niños menores de 6 meses, ya que no pueden usar protector solar, porque se absorbe a través de la piel y el niño no está preparado para eso.
  • Los niños menores de 1 año, ya que si bien se pueden poner protector solar para alguna exposición solar ocasional, no es recomendable. Deben usar sí o sí formulaciones para niños, debido a que al tener más filtros físicos que químicos son más seguros.
  • La gente que tiene antecedentes familiares o personales de cáncer de piel.
  • Aquellos que tienen cáncer en general, ya que el sol disminuye las defensas.
  • Las personas que toman ciertos medicamentos fotosensibilizantes (diuréticos, remedios para la presión, psicofármacos, antibióticos) que sensibilizan la piel, y pueden sufrir quemaduras.
  • Los que tienen enfermedades fotosensibles como el lupus.
  • Los que estén con alguna infección activa en la piel.
  • Las personas que tienen muchos lunares.

A continuación queremos compartir con vosotros unos sencillos “tips” para que vuestra piel se mantenga firme y cuidada este verano:

1

CUIDA TU ALIMENTACIÓN

Con el calor y la acción del sol, nuestro cuerpo pierde grandes cantidades de agua a lo largo del día que es necesario recuperar. Es recomendable beber entre 1.5 y 2 litros de agua diarios para no caer en deshidratación. Esto además favorecerá que nuestra piel luzca igualmente hidratada y no seamos tan esclavos de los productos hidratantes artificiales para dar a nuestra piel una imagen saludable.

La alimentación es factor importantísimo además para la correcta hidratación de nuestra piel. Consumir alimentos con un alto contenido acuoso y con un alto nivel de vitaminas natural como frutas y verduras frescas, gazpachos, cremas y sopas frías, batidos o zumos naturales pueden ayudarnos además de a cuidar nuestra piel y a mantenerla hidratada, a obtener un tono de piel más bronceado y saludable.

2

PROTEGE TU PIEL DE LA RADIACIÓN SOLAR

La acción del sol sobre nuestra piel es muy agresiva, especialmente en verano. Por tanto es de vital importancia que nuestro protector solar nos proteja tanto de la radiación UVA como de la UVB. Esto se consigue mediante protectores de amplio espectro, que actúan sobre los tres tipos de rayos ultravioleta existentes: UVC, UVB y UVA. Este nivel de protección debe venir indicado en la etiqueta del envase, y de no ser así debería consultarse con un médico el nivel necesario. El protector debe aplicarse al menos 30 minutos antes de iniciar la exposición al sol y reponerse cada dos horas.

Además, debemos recordar que el sistema de protección solar más efectivo es la prevención. ¿Y que mejor manera de prevenir la radiación del sol que no exponiéndose a ella en el punto máximo de su incidencia? Se debe evitar las horas de mayor incidencia solar, entre las 12 y las 17 horas. En cualquier caso, ¡recordad! siempre es vital la utilización de un buen protector solar.

3

USA CREMA HIDRATANTE

A veces para mantener nuestra piel en buenas condiciones no basta con hidratarla naturalmente, sino que es necesario complementarlo con el uso de cremas. Estas deben de tener una composición y una textura más suave que la utilizada en cremas aptas para otras épocas del año, ya que ésta puede ser que no se adapte a las condiciones climatológicas del verano. De esta manera, en verano son recomendables las cremas ligeras o geles, cremas con un alto porcentaje de agua e incluso los bálsamos.

Además, independientemente del tipo de crema que utilicemos debemos tener en cuenta que lo realmente importante es que además del facto hidratante contenga un cierto nivel de protección solar que no nos deje desprotegidos ante las radiaciones solares.

4

NO TE EXPONGAS INNECESARIAMENTE AL SOL

El calor y el sol hacen que instintivamente salgamos a la calle con menos ropa y con más partes de nuestro cuerpo “al aire” y con ello más expuestas a la acción de la radiación solar. Aunque pueda parecer incongruente, en los meses de mayor acción solar lo recomendable es cubrir la mayor superficie de piel que nos sea posible con prendas de tejidos ligeros para evitar que los rayos ultravioletas incidan sobre nosotros durante tanto tiempo. Se pueden encontrar incluso prendas con factor de protección UV o elaboradas con tejidos impregnados de un tinte transparente que absorbe los rayos UV.

5

REALÍZATE EXÁMENES SUPERFICIALES REGULARMENTE

Con regularmente nos referimos a al menos una vez al mes, haciendo especial hincapié en los meses de verano en los que tomamos más el sol. Esto nos servirá no sólo para detectar posibles signos de daño solar en nuestra piel sino para encontrar pequeñas manchas que se nos hayan formado por la acción solar excesiva y que puedan entrañar un riesgo en un futuro, como lunares que hayan cambiado su forma, hayan aumentado su tamaño o nos duelan. La piel es un órgano como cualquier otro, y posiblemente el que más sufre a diario. Por ello debemos cuidarla y mantenerla.

Esperamos que os sean útiles nuestros consejos y que estéis informados sobre la importancia que tiene el cuidarse la piel, más aún en verano. ¡Muy pronto os daremos muchos más consejos sobre cómo podéis mantener una piel cuidada a lo largo de todo el año!

Publicado: 18 de Junio de 2016